©LIDERBRO 2020. Usando el teatro musical para el desarrollo del liderazgo

Foto: ©LIDERBRO 2020. Usando el teatro musical para el desarrollo del liderazgo

 

ARTE EN LAS EMPRESAS PARA EL DESARROLLO DEL LIDERAZGO.

Tapices, esculturas, cuadros, fotografías o vídeos. Sea por estética, marketing, mecenazgo, RSC o inversión, como observadores agradecemos encontrarnos con arte en los espacios de empresas e instituciones. Algún tipo de “sensibilidad” transmiten (aesthetics) que “humaniza” su perfil.

No obstante, la observación y el disfrute no han sido ni son el único uso posible del arte en las organizaciones. Como ya estructuró Lotte Darso en 2004 (1) y lo recogen muchos otros autores posteriores, cuatro son los posibles usos:

(a) disfrute -como los ya mencionados-

(b) entretenimiento -performance de artistas dentro de las organizaciones-

(c) uso instrumental -teambuilding y formación-

y (d) para la transformación estratégica -incorporación de valores y habilidades artísticas en procesos clave empresariales-.

Me centraré brevemente en este escrito en las dos últimas.

Ya encontramos algunas empresas y escuelas de negocio en España que se sirven de las artes bien para el desarrollo del liderazgo, el desarrollo de equipos, la transformación cultural o el desarrollo organizacional. Y yo estoy seguro que serán más a partir de ahora, pues en momentos como los actuales, en los que las covid-circunstancias nos hacen reflexionar sobre nuestros valores, el nuevo-futuro, nuestra fragilidad … , sobre cuánta “humanidad” hemos desarrollado hasta ahora, se impondrá la transformación. Desde lo racional imperante hasta ahora, hacia el ingenio y la creatividad, consustanciales al arte y marca diferencial de lo humano.

Experiencias artísticas como el teatro, la música, la danza, la pintura, la fotografía, el teatro musical, la poesía y escritura literaria, el canto y la dirección coral, la escultura, la magia, ya se han mostrado en la práctica y en la literatura científica (2) (cito como ejemplo, de entre muchos, por su originalidad y porque yo mismo he comprobado su utilidad), como innovadores aliados para el desarrollo de las -mal denominadas- “soft skills” y en los procesos de cambio organizacional.

Habilidades como la creatividad, la empatía, el trabajo en equipo, la comunicación, la adaptabilidad, hablar en público, el autoconocimiento, el liderazgo flexible, así como procesos organizacionales como la transformación cultural, la planificación estratégica, el diseño de producto, el project management, la retención de personas, la motivación e implicación de equipos, se han visto facilitados por la “experiencia artística dirigida” de los miembros de la organización.

Para terminar, como convencido del valor de las artes para la empresa, un llamamiento -posiblemente inútil- a las administraciones públicas para que apoyen, como ya lo están haciendo otros países de nuestro entorno, con organismos dedicados y recursos, la implicación del arte y los artistas, sus valores y sus competencias, en el desarrollo empresarial de nuestro país.

(1) Darsø, Lotte (2004). Artful Creation. Learning-Tales of Arts-in-Business.

(2) Koivunen, N. & Parush, T. (2019) Using Choir conducting to improve leadership practice.

YouTube
YouTube
LinkedIn
Share
Instagram